Ya leyeron el resumen de la  la primera de las jornadas, pero hubo una segunda y una tercera. Aquí vamos.

La del día sábado, la segunda, tenía como plato fuerte la gran prueba de fuego a la que iba a ser sometida la nueva colchoneta de salto.

En una mañana un poco ventosa, las actividades se presentaron de acuerdo a lo previsto: un suculento desayuno para ayudar a atletas y entrenadores a llegar más alto, con trabajos en vallas y de desplazamiento con garrocha en el cajón de arena

A los chicos que trabajaron el día viernes, se le sumaron algunos valientes que, aunque venían en desventaja, supieron ponerse al día en lo que quedaba de la clínica. No sin redoblar el esfuerzo.

Pasado el mediodía, las actividades de garrocha finalizaron para dar lugar a otras que también influyen en  la mente de los atletas: gastronómica (un espectacular pastel de carne en la Casa del Árbol), recreativas (paseadita por el shopping de Villa Allende) y deportivas (todos los afectados a la clínica fueron sometidos a las primeras lecciones de golf, como no podia ser de otra manera en esta ciudad)

Uno de los disertantes, Sergio Rogatky quedó con ganas de más en el rubro del golf. Quien escribe quedó igual.

Uno de los disertantes, Sergio Rogatky quedó con ganas de más en el rubro del golf. Quien escribe quedó con la misma sensación.

 

Merienda del segundo día

Cerca de las 17.30 la delegación de garrochistas regresó al Poli

Comenzaba el proceso esperado: la presentación de la colchoneta de aire a los entrenadores y atletas que vinieron de otra parte del país.

No es una idea muy utilizada en el ambiente del atletismo,  una colchoneta de aire para los saltos. Debido a los precios elevadísimos que tienen las habituales colchonetas, es que se ideó mandarla a hacer con la misma técnica que utilizan los fabricantes de castillos inflables utilizados en cumpleaños de niños.
Por ello, era necesario ponerla a consideración de los expertos que se mostraron muy satisfechos con la performance de la misma.

Andrés Deza, uno de los disertantes, se vio complacido de cómo la gente que estaba esperando su turno para jugar al básquet, se quedaba mirando los saltos.

La cena, merecida por cierto, dio por terminada la actividad del sábado.

Tercer día: la exhibición.

Todos los atletas debían mostrar lo aprendido en los dos agotadores días previos.

Tras una minuciosa prueba en la colchoneta, comenzaron los saltos.

Empezaron los más chicos:  

Jazmín, Pity, Ezequiel (Peluca), Pampa,  (que estuvieron desde el primer día), Giuliana y Franco que se animaron despúes. Luego quedaron los más grandes: el atleta-profe de la Pampa, Damián, Daniela, la gringa Núñez, Cami y Sofi. 

La profe de Buenos Aires, Paula, vivenció el primer día los avatares de la técnica, mientras  el profe de Catamarca,  Javier, observaba con atención. Ya había partido a su casa en Bell Ville, Clara Baiocchi, que estuvo presente los dos primeros días.

Todos bajo la atenta mirada de los disertantes, Andrés Deza, y Sergio “Zoilo” Rogatky

Y llegó el final.

El momento de los regalos, los reconocimientos, las fotos. Los agradecimientos a la Municipalidad de Villa Allende, por intermedio a su Secretario de Deportes, Carlos Muñoz que tuvo una impecable tarea y siempre atento  a que nada le faltara a la delegación. 

Todos los hacedores de la Clínica en la gran foto familiar. Entre ellos el Intendente de Villa Allende, Héctor Colombo y el Director de Deportes de la misma ciudad Carlos Muñoz.

Como siempre pasa en estos casos, la sensación de dos sentimientos juntos y conviviendo. El de alegría por volver a casa y el de melancolía por terminar tres maravillosos días juntos.

Y no podemos olvidar la grata visita del primer día, la de un gran dirigente del atletismo como es el Sr. Oscar Moncho Alessandria, que vino desde las Varillas para apoyar el evento.

Atrás quedaron esas maravillosas charlas fuera de programa donde aprendíamos de otras cosas de la vida.

La bandera de Villa Allende presidiendo la mesa de reconocimientos

Cada cara refleja el sabor de la satisfacción

 

en el poli

El momento previo al comienzo del segundo día

Uno de los momentos mas esperados. el almuerzo en la Casa del Árbol

Uno de los momentos mas esperados. el almuerzo en la Casa del Árbol

Anuncios